martes, 7 de enero de 2014

La alimentación como medicina

Nuestra manera de comer influye en la salud directamente. Numerosos estudios científicos demuestran que una mala alimentación puede ser causa de ciertas enfermedades muy características de las sociedades 'modernas'.
El origen: El gran valle del Rift
Durante millones de años el ser humano evolucionó alimentándose de los productos que la naturaleza le brindaba según estaciones y además, de manera silvestre. Nuestra dieta se basaba sobre todo en bayas-raíces-verduras  silvestres y una buena cantidad de proteínas de origen animal.
Debido al crecimiento de nuestra población y a otras causas naturales, los recursos eran cada vez más escasos. Esto motivó la salida del ser humano de su 'paraíso', el Gran Valle del Rift, el hogar que nos vio nacer. Así nos dispersamos por todo el planeta incluso llegando a conquistar el 'Nuevo Mundo'.
Durante millones de años nuestras estrategias para conservar y tratar los alimentos antes de digerirlos fueron dando forma a nuestro sistema digestivo y a nuestra capacidad autoinmune.
En un momento dado de nuestra historia (hace aproximadamente 10.000 años) descubrimos la agricultura, una  nueva forma de alimentarnos nos ofrecía un nuevo estilo de vida y de organización social. De repente eramos capaces de cultivar nuestros propios vegetales, con el conocimiento de las estaciones y fases lunares llegariamos a tomar un control casi perfecto de nuestra supervivencia. Lo que no sabiamos es que durante el paso de los siglos, nuestra selección de especies alimenticias iba a jugar en nuestra contra. Creyéndonos que mejorábamos las cosechas seleccionando los especímenes más fuertes, vigorosos y de mayor volumen, solucionábamos a corto plazo el problema del hambre pero, sin saberlo, estábamos añadiendo otro muy grave que nos traería una nueva generación de enfermedades. A esto hay que sumar las modificaciones que sufren los alimentos cuando son cocinados a altas temperaturas. Mientras durante milenios nuestra forma de cocinar no superaba temperaturas del orden de los 100ºC, en la era moderna superamos con creces los 200ºC. Así cambiamos totalmente la estructura proteica de los alimentos que, al ser imposibles de tratar por nuestras bacterias intestinales completamente, convierten nuestra flora de fermentación (fisiológica) en una flora de putrefacción (no fisiológica). De esta putrefacción surgen toxinas que penetran en nuestro organismo acumulándose en ciertos órganos, lo que produce enfermedades. No nos olvidemos de esas proteínas modificadas que estimulan al sistema inmune dando lugar a multitud de enfermedades autoinmunes.
Aumentar producción = muerte!

Hoy en día tendemos a medir nuestra dieta en calorías y en una lógica buscando el equilibrio entre glúcidos (hidratos de carbono), lúcidos (grasas) y prótidos (proteínas) pasando por alto la importancia que tiene la estructura molecular de los alimentos. Nuestro sistema digestivo está adaptado a una serie de alimentos que es capaz de metabolizar o combatir molecularmente. En nuestros intestinos habitan un número de bacterias con proporción 10-1 comparado con el número de células de todo nuestro cuerpo. Este ejército de 'bichitos' se encargó durante miles de años de alimentarse con las moléculas de alimentos que nuestro organismo no es capaz de digerir ni tolerar. Estas bacterias son como esos pajarillos que les limpian los dientes a los cocodrilos, sin ellos se quedarían sin dientes mucho antes y su esperanza de vida disminuiría notablemente. (enlace)
Justamente eso es lo que está pasando con nosotros. A pesar de que los avances en medicina que nos alargan la vida a límites que el ser humano jamás alcanzó -o eso es lo que quieren hacernos creer-, no es menos cierto que pasamos una gran cantidad de años de nuestra vida sufriendo enfermedades crónicas que nos roban una energía preciosa que no podemos aprovechar para 'saborear' la vida plenamente que, en mi opinión personal, es de lo más importante que hemos venido a hacer a este mundo.
Anciano tribal
No tenemos por qué coger una máquina del tiempo y comprobar hasta qué edad podían llegar a vivir los humanos del paleolítico. Existen tribus en nuestro planeta que habitan en auténticos paraísos selváticos en donde sus individuos alcanzan fácilmente los 70 años de edad con un vigor que muchos de 50 querrían, y no es raro superar la barrera de los 80 años de edad. Recientes estudios científicos han comprobado, analizando restos de aquella antigua era, el mismo dato. Mientras la mortalidad era bastante alta en niños de hasta 13-16 años, una vez se superaba esta barrera la mayoría de la población llegaría hasta los 70-75 años de edad. En la mayoría de los casos estas personas seguían desempeñando sus labores tanto sociales como individuales. No tenían problemas de diabetes, reúma o asma por ejemplo.
Tenemos que pensar que si hace 5000 años ya se daban enfermedades a causa de los cambios alimenticios que nos ocasionaba la agricultura y ganadería selectivas, imaginémonos ahora con tantas transformaciones alimentarias como por ejemplo las harinas refinadas o los alimentos transgénicos, qué decir de los cientos de miles de animales sometidos a tortura concinados en espacios reducidos y alimentados enfermiza y antinaturalmente para ser asesinados en cadena. Antiguamente cada madre o padre mataba para alimentar a su familia al animal. Su vida había sido plena, conviviendo con nosotros en nuestros corrales. Hay cierto tipo de alimentos que aunque nos digan que son inofesivos, existen estudios que demuestran que contienen moléculas que nuestro organismo es incapaz de tratar con la consiguiente destrucción de mucosas digestivas y alteraciones a nivel profundo que, si bien parecen no tener efectos inmediatos, a lo largo de nuestra vida harán que suframos de estos problemas y, más grave todavía, vayamos dejando una herencia generación tras generación, cada vez más difícil de resolver.

Al supermercado paleo!!

No lo dudéis, comer no es solo un placer, es una responsabilidad. Además de ser una forma de recargar energías y regenerar tejidos, también en una medicina para no sólo combatir enfermedades, sino para impulsar nuestra salud y que cada vez sea más fuerte. Si mantienes lejos la enfermedad no hay que combatirla.
No tengáis miedo a la r-evolución pues es lo que nos ha traído hasta aquí!!
Un gran abrazo y hasta la próxima

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí, siempre contestarmos !!